Una temperatura de 21ºC es suficiente para mantener el confort en su vivienda

  • La temperatura óptima en invierno es entre 19ºC y 21ºC.
  • Reduzca la temperatura de la calefacción por la noche. Y por la mañana no la utilice hasta después de haber ventilado la casa y cerrado las ventanas.
  • Cierre las persianas y cortinas durante la noche; evitará importantes pérdidas de calor.
  • Si se ausenta por unas horas, reduzca la temperatura en el termostato.